La entrada en vigor el pasado mes de marzo de la nueva Ley de Contratos del Sector Público ha traído consigo, entre otras novedades, la generalización del DEUC como documento de prueba preliminar en los procedimientos para la acreditación de los requisitos de idoneidad, solvencia financiera y capacidad de las empresas.

Ya está aquí el Documento Europeo Único de Contratación (DEUC), aquel formulario electrónico concebido para facilitar la participación en la contratación publico es ya toda una realidad, si bien no resulta tampoco ninguna novedad, por cuanto su existencia data del año 2014, aunque lo cierto es que en la mayoría de los casos no venia exigida su utilización por los diferentes concursos, hasta hoy. Desde entonces, con la entrada en vigor de la nueva Ley se prevé expresamente en su artículo 140 que “las proposiciones en el procedimiento abierto” vayan “acompañadas de una declaración responsable” que, precisamente, habrá de ajustarse “al formulario de documento europeo único de contratación”.

¿Qué es por tanto el DEUC, o lo que es lo mismo, qué es el Documento Europeo Único de Contratación? Pues no es más que, sencillamente, un formulario que, presentado de forma digital, hará las voces de declaración responsable, supliendo con ello la necesidad para las empresas licitadoras de presentar y acompañar con la oferta toda la documentación relativa a su idoneidad, capacidad y solvencia financiera, lo que reduce de manera importante no sólo el trabajo previo de preparación de aquéllas, sino incluso, su volumen (hay que tener en cuenta que, según el tipo de concurso, las exigencias documentales en cuanto al contenido de los sobres ‘A’ podría resultar muy elevado en algunos casos, lo que constriñe de manera drástica el trabajo previo de recopilación). No así ocurrirá, sin embargo, en el caso del licitador propuesto para adjudicación del contrato, el cual vendrá obligado a presentar en esa fase y dentro de un plazo muy limitado de tiempo toda la documentación inicialmente sustituida por el DEUC y exigida por los poderes adjudicadores como prueba y garantía de la correcta ejecución del procedimiento de licitación.

En definitiva, y a través del DEUC, por medio de la cumplimentación de un único documento, las empresas participantes pueden probar no sólo que no se encuentran incursas en ninguna de las situaciones que podrían dar lugar a su exclusión del procedimiento de licitación, sino además que cumplen con todos los criterios pertinentes de selección fijados por el órgano de contratación. En concreto, el Documento Europeo Único de Contratación en su composición se integra de seis partes, las cuales recogen información relativa, entre otros, al procedimiento de contratación y el poder adjudicador, así como del operador económico participante (la empresa), y la posible existencia en el mismo de criterios de exclusión (tales como, condenas penales, deudas de Seguridad Social, insolvencia), además de las relativas a los requisitos ya destacados al inicio de este articulo.

De esta forma y en adelante, tal como señala la nueva Ley de Contratos del Sector Público, en su artículo 141, “los órganos de contratación incluirán en el pliego, junto con la exigencia de declaración responsable, el modelo al que deberá ajustarse la misma”, el cual, además, deberá seguir “el formulario de Documento Europeo Único de Contratación aprobado en el seno de la Unión Europea”.

Por último, hay que decir que el DEUC está disponible en todos los idiomas de la Unión Europea, accesible en el caso concreto de España, desde el enlace: https://ec.europa.eu/tools/espd/filter?lang=es