El documento de control exigible para la realización de servicios discrecionales de transporte internacional de viajeros.

A través de la denominada ‘Hoja de ruta’ se permite a las empresas que prestan servicios de transporte discrecional de viajeros por carretera desplazarse libremente en todo el territorio europeo, además de realizar excursiones locales en un Estado miembro distinto de aquel en el que el transportista este establecido.

La entrada en vigor del Reglamento (UE) n° 361/2014, de la Comisión, de 9 de abril de 2014, relativo a los documentos de transporte internacional de viajeros en autocares y autobuses ha supuesto una novedad, en cuanto al modelo exigible desde el pasado 1 de enero de 2016 (hasta entonces, la norma permitía la coexistencia simultánea de los dos impresos, el anterior y el ahora vigente), para la realización de transporte discrecional de viajeros por carretera en el territorio de la Unión Europea. Y así, el nuevo documento, de naturaleza más simple que su predecesor, se integra dentro de un cuaderno compuesto de 25 hojas, en doble ejemplar, separables y numeradas, expedido a nombre de la empresa y por tanto, no susceptible de transferencia en modo alguno a otro transportista.

Es muy importante indicar la necesidad de que la hoja de ruta se cumplimente de manera legible e indeleble, bien por la propia empresa o por su conductor, antes del inicio del viaje, siendo válida por tanto para todo el recorrido. Consecuentemente, resulta obligatorio conservar el original de la hoja de ruta separada a bordo del vehículo, durante toda la duración del viaje, debiendo guardarse, además, una copia en la sede de la empresa. Es responsabilidad del transportista, por tanto, la conservación de las hojas de ruta.

Por otra parte, en los servicios discrecionales internacionales explotados por un grupo de transportistas que actúen por cuenta del mismo organizador y que, eventualmente, incluyan un transbordo en ruta de los viajeros con otro transportista del mismo grupo, el original de la hoja de ruta deberá encontrarse a bordo del vehículo que realice el servicio, debiendo igualmente conservarse una copia en la sede de la empresa.

La hoja de ruta, en definitiva, faculta a la empresa para efectuar, en el marco de un servicio internacional discrecional, excursiones locales en un Estado miembro distinto de aquel en el que esa tenga establecido su domicilio. En tales casos, las excursiones locales deberán quedar inscritas en la hoja de ruta antes de la partida del vehículo para la excursión correspondiente, debiendo conservarse su original a bordo a lo largo de toda la duración del servicio.